• A partir de 2012 quedará totalmente restringido el uso de esta sustancia, considerada cancerígena, mutágena y de toxicidad extrema, en joyas, plásticos y barras de soldadura.
  • El Instituto Metalmecánico detecta la presencia de cadmio en concentraciones inadmisibles en joyas importadas.
  • El laboratorio es el único autorizado por la Comunidad Valenciana para el desarrollo de análisis de metales preciosos.

Valencia, 25/05/2011.- La dirección general de Comercio e Industria de la Comisión Europea ha tomado como referencia los resultados del estudio sobre “Detección y evaluación de metales tóxicos en joyería” realizado por el Instituto Tecnológico Metalmecánico de Valencia (AIMME), para prohibir el uso de cadmio en joyería, bisutería, accesorios para el pelo, plásticos y barras de soldadura a partir de diciembre de 2011.

Según esta investigación de tres años de duración, un 26% de las joyas de oro y plata, y sobre todo bisutería, importados contienen metales altamente tóxicos para la salud como el cadmio, níquel, antimonio o cobalto. Un 20% son de procedencia asiática y turca, y el 6% restante de Europa e Israel.

En estos ensayos, AIMME detectó nueve casos de contaminación o adulteración con cadmio con concentraciones inadmisibles, sobre todo en anillos, collares y pendientes supuestamente fabricados con plata u oro provenientes de India, China e Italia.

Según el Reglamento REACH de la UE, los consumidores, incluso los niños, están expuestos al cadmio a través del contacto con la piel o lengua. Sus efectos a medio y largo plazo están relacionados con riesgos de mutagenicidad o genotoxicidad, carcinogenicidad y toxicidades diversas para la reproducción, el feto o la lactancia. El cadmio se considera una sustancia carcinógena, además de tóxica para el medio acuático. Antes se usaba como colorante o estabilizante en algunos artículos de plástico. La UE lo prohibió en algunos artículos de plástico desde 1992. Posteriormente, la industria europea del PVC decidió eliminar progresivamente el cadmio de todos los PVC dentro del programa llamado «Vinilo 2010». El uso de cadmio en pilas y productos electrónicos está sometido a restricciones desde 2004.

AIMME trasladó su preocupación por estos resultados a la UE porque, en tan sólo dos años, había detectado una constante progresión de partidas de joyería de importación con materiales tóxicos tanto en la aleación base, como en la soldadura, recubrimientos y partes decorativas. Estos problemas que se consideraban anecdóticos, se han generalizado como la presencia del antimonio en los recubrimientos de acabado superficial, sobre todo en la plata.

También hay una presencia cada vez mayor de níquel en la joyería de oro blanco tanto asiática como europea y de cadmio, cuyo uso como aleante de la plata o el oro está totalmente proscrito por las directivas europeas (Reglamentos REACH y CLP y directiva DGPS) debido a su extrema toxicidad.

Por su parte, AIMME ha informado también al sector joyero sobre las incidencias relacionadas con la presencia de metales tóxicos en sus productos. Esta iniciativa ha tenido una excelente acogida y ha generado mucha sensibilidad entre fabricantes e importadores.

El director general de AIMME, Salvador Bresó ha manifestado su satisfacción por la excelente acogida de los resultados del proyecto y porque “esta prohibición permitirá establecer mecanismos de control del mercado para impedir, o al menos limitar, el acceso de productos de joyería con metales extremadamente preocupantes por los riesgos que comportan para la salud y la seguridad de los consumidores”.

“Asimismo, la disposición estimula el reciclado de residuos de PVC lo que supone un paso más para favorecer el ahorro de recursos, y contribuirá también a la disminución de la contaminación medioambiental al desaparecer el cadmio de los productos plásticos”, indica Bresó.

Único laboratorio autorizado por la Comunidad Valenciana

Desde 2008, mediante el proyecto de “Detección y evaluación de metales tóxicos en joyería”, AIMME ha desarrollado métodos para evaluar el grado de liberación en forma iónica de metales tóxicos en las joyas de oro blanco, oro amarillo, plata, plata chapada en oro, platino y recubrimientos de materiales preciosos, procedentes de Asia y Europa, principalmente de países como China, Italia, Tailandia, Turquía, India, Bélgica o Francia.

Los resultados han permitido al equipo de investigación de AIMME estimar y clasificar los riesgos asociados a la exposición de los consumidores a las sustancias liberadas. Los objetivos han sido investigar el grado de conformidad con la legislación vigente y promover la creación de un sistema de información, vigilancia del mercado y alerta similar al Sistema Comunitario de Intercambio de Información (RAPEX).

Los ensayos se han llevado a cabo en el laboratorio de análisis y contraste de metales preciosos de AIMME, acreditado por ENAC desde 1992 para el análisis y contraste de objetos fabricados en metales preciosos (oro, plata y platino), el único autorizado por la Comunidad Valenciana para el desarrollo de esta actividad.

Dejar una respuesta