De J.G. (Málaga, Diciembre 2011) a Laboratorio Contraste de AIMME

Pregunta:
Los elementos auxiliares de joyería tales como reasas, cierres, etc. ¿deben ser punzonados cuando se venden a una empresa de joyería para su uso en producción?, ¿y si se venden a particulares o empresas a través del comercio?

Respuesta:
Entendemos que se está hablando de semi-manufacturados y no de materias primas (Ley 17/1985, Art. 2a) ya que, si estas fueran comercializadas al público, deberían ser contrastadas para contar con las mismas garantías que los objetos fabricados con metales preciosos.

El Art. 2b de la misma Ley establece la excepción de contraste para “partes de artículos” y semi-manufacturados incompletos, pero a condición de que solo serán transferidos entre fabricantes. El R.D. 197/1988 se expresa en términos similares en sus Art. 5.1 y 5.2.

La clave de la cuestión está en el texto de la Ley cuando cita “que solo puedan ser transferidos entre fabricantes”. Solo en ese caso, la pala o la presión de un pendiente nunca serán contratables.

Pero, cuando hablamos de mosquetones u otros accesorios singulares que, por su forma o tamaño, bien podrían usarse como abalorios intercambiables, la cuestión varía sustancialmente ya que, debidamente ensartados, podrían formar parte de, o constituirse en, un collar o una pulsera.

De acuerdo con lo expuesto, para el tráfico entre empresas (con su factura de venta) estos artículos no deben ser contrastados puesto que se entiende que volverán al laboratorio formando parte de un artículo más elaborado y ese será el momento de aplicar el contraste.

Sin embargo, vendido a particulares o empresas por parte del comercio mayorista o minorista (con ticket de caja) sí deberían ir contrastados ya que nadie puede controlar su uso final.

Existen casos de notoria evidencia, sin embargo otros no son tan evidentes. En tales situaciones, el laboratorio no debería adoptar decisiones sin consultar a su interventor y obrar de acuerdo con el criterio de la Autoridad competente ya que ese mosquetón o presión, vendido con contraste, pudiera ser colocado en un artículo que no le corresponda.

Conclusión…..¡Depende!

Dejar una respuesta