• El Reglamento REACH modificará la actual concentración umbral admisible de cadmio, una potente sustancia cancerígena y genotóxica, en artículos de joyería y productos de PVC.
  • Se equipara el prestigio del estudio sobre Metales Tóxicos del Instituto Metalmecánico valenciano con los realizados en Suiza, Suecia, Dinamarca o Noruega.

Valencia, 16 / 9 / 2010-. La investigación que desarrolla el Instituto Tecnológico Metalmecánico de Valencia (AIMME) en materia de toxicidad de metales ha sido reconocida en el ámbito europeo. Los resultados y conclusiones del proyecto (*) llevado a cabo el Instituto sobre la presencia y concentración de metales tóxicos, sobre todo de cadmio, en piezas de joyería han tenido una gran incidencia a la hora de modificar REACH, el Reglamento europeo sobre las restricciones al uso de sustancias químicas.

El Informe base para la redacción de la nueva normativa, “Socio-economic impact of a potential update of the restrictions on the marketing and use of cadmium” ha sido desarrollado por RPA Ltd. bajo mandato de la Comisión Europea. Este Informe recoge los resultados de la investigación de AIMME, remitidos tras su solicitud expresa hace ahora un año, y a los que se ha concedido una gran relevancia en los capítulos específicos de joyería.

De hecho, el informe de RPA Ltd. (Risk and Policy Analysts Limited), equipara la relevancia del estudio del Instituto Metalmecánico con los realizados en Suiza, Suecia, Dinamarca o Noruega.

AIMME inició esta investigación en 2008 para detectar la presencia, contenido y liberación de este metal tóxico y otros como el níquel, antimonio, cobalto, selenio y plomo, en artículos de joyería y bisutería comercializados en España y procedentes de diversos países. La finalidad última del proyecto es garantizar la puesta en el mercado de productos de joyería seguros y que no atenten contra la salud pública.

Este esfuerzo del Instituto Metalmecánico también establece pautas dirigidas hacia el sector joyero para que adopte medidas de prevención que eviten la presencia de sustancias tóxicas en sus productos o limiten su contenido o liberación a valores inferiores a los umbrales admisibles.

La vigilancia del mercado y las acciones de prevención resultan cruciales, no solo para impedir la entrada de productos procedentes de terceros países que incumplan los preceptos del Reglamento REACH, sino para garantizar la ausencia en los puntos de venta de artículos conteniendo sustancias extremadamente preocupantes para la salud y la seguridad de los consumidores.

Una de las principales modificaciones que incorpora REACH es que no permitirá la comercialización de objetos de joyería, relojería, bisutería o complementos de otro tipo que contengan una concentración de cadmio superior al 0,01% del peso de aleación.

La gran repercusión de este estudio, y el prestigio que ello supone, constituyen una oportunidad para proponer y desarrollar nuevos proyectos y actuaciones a nivel internacional relacionadas con la seguridad de productos y su conformidad con los requisitos esenciales establecidos por el Reglamento REACH.

(*) Proyecto: “Metales Tóxicos en Joyería” (IMIDIC/2010/48), financiado por el IMPIVA y cofinanciado con fondos FEDER

Dejar una respuesta